miércoles, 8 de noviembre de 2017

Amor divino, amor profano - Sandra Ferrer Valero


La contraportada

En la Edad Media, dos mujeres buscaron el amor de maneras muy distintas. Una lo encontró en el amor divino, la otra sufrió por amar a un hombre en un mundo oscuro y opresivo para las mujeres.
Esta novela recupera la historia de Santa Clara de Asís y Bona di Guelfuccio, dos mujeres que vivieron en el siglo XIII.
En el año del señor de 1212, una muchacha de Asís decidía huir del destino dictado por su familia. Sus designios eran más elevados. Su huida marcaría su vida y la de todos aquellos que la conocieron. También la de cientos mujeres y hombres en siglos posteriores.

En el proceso de canonización de Santa Clara de Asís, muchas jóvenes que la siguieron en su camino de renuncia fueron testigos de su vida milagrosa. Pero la única muchacha que no traspasó los muros de San Damián fue precisamente la que ayudó a la entonces Clara di Offreduccio a conseguir su gran objetivo. 



Mi opinión

La novela que protagoniza la reseña de hoy nos acerca a la Edad Media para contarnos la historia real de una mujer que luchó por su destino y por el de otras muchas.

Corría el año 1236 cuando una fría mañana de invierno resonó la vieja campana del Monasterio de San Damián. Sor Felipa, la encargada de la puerta-torno, se acercó a abrir. Al otro lado se encontraba una joven helada de frio que traía un mensaje muy importante para la madre superiora.
Aquella carta contenía las palabras de una persona a quien la madre Clara quiso como a una hermana, su querida amiga Bona. Cuando terminó de leer empezó a recordar cuando eran niñas y corrían por los campos de Asís.

En Amor divino, amor profano viajaremos hasta la ciudad de Asís en la Edad Media donde seremos testigos de las diferencias entre clases sociales, las costumbres, los conflictos con las ciudades cercanas y el inicio de las primeras comunidades religiosas. 
Allí viven Bona di Guelfuccio, una joven inquieta que sueña con encontrar un príncipe de cuento y Clara di Offreduccio quien aspira a seguir un camino religioso. Dos jóvenes de clase alta que viven sin problemas económicos ni preocupaciones hasta que les llega la edad de contraer matrimonio y su familia decidirá con quien tienen que casarse, un futuro que no estaban dispuestas a cumplir.
Además de Bona y Clara intervienen en la trama otros personajes que tendrán su importancia en la vida de las protagonistas, todos muy bien descritos por la autora.


Sigo a Sandra Ferrer desde hace tiempo por los interesantes libros que recomienda en su blog Palabras que hablan de historia y las efemérides que comparte por redes sociales. Así que cuando me envió este título estaba segura de que iba a tener una buena lectura entre manos. Una novela narrada con delicadeza y sencillez en la que refleja la situación de la mujer en aquella época a través de la historia real de Santa Clara de Asís, una mujer que luchó por su destino y por la igualdad dentro de la iglesia.

Amor divino, amor profano es una novela histórica muy interesante en la que destacan sus personajes y su detallada ambientación. Una lectura que nos acerca a la vida de dos valientes amigas que no se rindieron ante un destino decidido desde que nacieron. Un saludo y buenas lecturas.


Por último le doy las gracias a Sandra Ferrer por enviarme esta novela y desearle mucha suerte en sus proyectos futuros.



La autora

Sandra Ferrer Valero. Periodista especializada en historia de las mujeres. Colaboro con la revista Clío Historia. Autora de Mujeres silenciadas en la Edad Media, Breve Historia de Isabel la Católica y Breve Historia de la Mujer.
Cuando crees que te conoces…
Nunca he tenido instinto maternal. Nunca pensé que un hijo era necesario en mi vida. Nunca creí que convertirme en madre sacudiría los cimientos de mi existencia.
Pero cuando un pedazo de mi, de mi cuerpo, de mi sangre, de mi alma, me miró a los ojos y me dijo “te quiero mucho” fue entonces cuando encontré la VERDAD de mi vida.
Mientras esto sucedía, estudié periodismo y empecé historia. La llegada de mi primer hijo detuvo mis planes profesionales.
Ahora que soy madre he decidido demostrarme a mí misma y al mundo que las mujeres podemos ser muchas cosas en la vida.

5 comentarios:

  1. Hola Rocío!
    Las mujeres siempre hemos sido capaces y lo hemos demostrado con creces, de ser muchas cosas en la vida...
    Esta época me da una ligera pereza, me cuesta lanzarme a la lectura.
    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho el personaje, lo que me llama menos es la época, prefiero historias más cercanas. Es que con lo histórico no me llevo muy allá.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Si te digo la verdad, creo que es el momento idóneo para este tipo de lecturas, entre el sofá y la manta. tiene buena pinta, no me importaría nada leerlo. El momento histórico también me gusta.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, la verdad es que no me llama mucho la atención, la vida religiosa no es lo mío...
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Ummm con este no me veo la verdad. Besos

    ResponderEliminar